Luna Prohibida, la historia del hombre

Corazón de hombre….
Aun allí puedes mirarle:
con los brazos al cielo todavía elevados,
tatuada  la piel
y la cien de tiempo;
con una plegaria, la misma de siempre,
llegar hasta Luna para ser su dueño”..

Y ahora, la noche se viste de duelo:
De la  tumba
hasta Luna…
ahora solo resta un cielo…..

(fragmento)


Luna contrariada

Luna esta noche se me ha escondido.
¿Qué será lo que la tiene contrariada conmigo?

¿La rosa que por ella  he robado
o el verso en mi cuaderno
que con letras de su nombre yo he pintado?

¿Acaso habrán sido mi guitarra y mi canto
adorándola sin descanso?
Tal vez  la declaración de amor que le hice en sueños
o mi atrevido pensamiento
de querer robarle un beso.
Oh Luna, si pudiera el pensamiento adivinarte
para saber  que ha podido contrariarte.

Si fue la rosa
si fue mi verso;
si fue mi canto
o si fue mi sueño;
si ha sido mi travieso pensamiento
por ello pido perdón
al amor de mis amores.
Callaré y escarmentaré al culpable de todo esto:
Corazón mío
habrás de entender razones.

Luna esta noche se me ha escondido.
Luna por favor ya no sigas contrariada conmigo..
oscuridad y silencio
son para este pobre corazón
demasiado castigo.

Deja nuevamente que tu rostro contemple,
y que  escuche tu risa dulce
para que mi alma se alegre.


Luna Prohibida

Luna, Luna,
¿Quién puede huir de ti?
¿Quién puede esconderse de tu mirada
y no acabar de ti enamorado
lamentándo no tener alas?
Todo aquel a que mira tus ojos,
hoy lo se, acaba encantado,
acaba llorando
sabiéndote tan alta.

Luna, Luna,
¿Quién no ha pretendido alguna vez
escalar hasta tu cielo
para sorprenderte dormida
y robarse alguno de tus besos?
Ladrón de la noche, corazón bandido
armado con poemas y versos
hoy al  mío confieso.

Luna niña, Luna mujer,
¿Quién no se habrá dormido soñando contigo?

Caminar a tu lado, rodear tu cintura,
en la fuente de los deseos
cuantos no habrán pedido
y quizá algunos este hermoso sueño
ya  habrán visto cumplido.

Así  yo,  mi poca fortuna
amada Luna
por ello a la fuente le entrego
aunque sé…. eso no me será concedido.

Luna, Luna…
Al embrujo de tu amor
¿Quién habrá de escaparse?
¡Yo no! ¡Yo por mi parte,
no, no  quiero hacerlo!…
Luna, amor imposible.
Luna, amor de nadie;
Amor y Luna que no tienen dueño.


Luna Virgen

Luna,
alguno habrá llegado a tus labios
y besado tus besos.
Alguno habrá acariciado tus manos
y estremecido tu piel de niña
queriendo consumirte entre su fuego;
pero Luna yo se,
jamás se adueñaron de la pureza
de tu cuerpo.

Luna,
alguno hablándote al oído
quizá te prometió castillos
y también te ofreció su reino.
Y te habrá jurado más de uno
mientras se bebía el calor tuyo
un amor por siempre eterno,
mas Luna, yo sé,
Luna pura y divina
jamás fuiste seducida.

Y alguno allí por la calle
apresando tu cintura te ha ido presumiendo,
y alguno se quedó con tu aroma y tu perfume
entre sus dedos;
pero Luna…yo se
ninguno podrá presumir
de tu esencia haber sido dueño.

Y no puedo evitar al imaginar todo esto
sentirme presa de los celos
y hoy a todo corazón Luna
al mundo lo confieso.

Mas al mirar tus ojos
de mirada inocente y mirada limpia
vuelvo Luna a encontrarme
con esa Luna niña.

Y entonces se,
Luna pura y sin mancha,
Quizá tuvieron tus labios
y la seda tus manos,
quizá  tu piel,  tu caricia y tu fragancia,
mas no tuvieron lo que conmigo
has compartido:
La inocencia de tu alma.

Luna virgen por mí siempre amada
Luna mía,
¡Luna eternamente admirada!


Luna que a veces me miras

Luna que a veces me miras
y a veces no quieres mirarme,
dime niña mía,
¿Como hacerte versos
y no contrariarte?

Luna que a veces me miras
y a veces no quieres mirarme;
que a veces me clava en el corazón
la dulce espina
de una traviesa mirada,
y que a veces me hiere de muerte
con la oscuridad y el abandono
de sus pupilas cerradas.

Dime
¿Por qué a veces tus ojos de ángel
levantan a este hombre herido
y de las penumbras
lo rescatan?

¿Por qué a veces tus ojos bandidos
se  roban su libertad
y  lágrima en tierra lo dejan sin alas?

Luna que a veces me miras,
tan solo vuelvo a suplicarte:
Luna de miradas divinas
y miradas de desaires,
Luna aunque a veces me salves,
aunque a veces me mates,
Luna, por favor,
¡Jamás dejes de mirarme!


¿De quien eres Luna?

¿De quien eres Luna?
¿Serás del mar o serás del viento?
¿Serás del faro o de la gaviota
que hasta ti se remonta en su vuelo?
¿A caso  serás del pescador o
tal vez del marinero?
Dime Luna, dime quien es tu dueño.

Quizá eres de Diciembre,
tal vez de Enero,
de Otoño quien sabe sino de Invierno;
dime Luna traviesa
Novia de quien te confiesas,
dime pronto que me muero de celos.

Te tiene el farol
y te tiene el lucero;
te tiene el pintor
y el cantor
y también el poeta
te tiene en su verso.

¡Ay Luna coqueta
que a todos arranca un suspiro
con su presencia!
Dime ya, si no quieres que con la duda
mi corazón se muera…
Dime……
¿A quien tu amor le reservas?

Presume Aries
y presume Centauro,
presume Oriente
y presume Poniente,
todos de haber pedido
tu mano.

Luna,
Inocencia de Plata
que a tantos le robas el sueño,
¿De quién eres Luna?
Dime, ¿quién es tu dueño?

Luna ingrata
que callada te quedas sin darme respuesta;
bien sabes que llevo toda una vida
queriendo yo serlo……….


Una Luna, un hombre

Una luna,
un hombre,
una tentación.
Tentación de mirarte
y enamorarme
a la que no he podido
ni he querido negarme

Un hombre,
una luna.
Un sueño tras el que navega
un alma sin brújula alguna
aun sabiéndolo
inalcanzable.

Una Luna,
un hombre.
Una esperanza
que bien lo se no tiene mañana;
pero que me alimenta
mientras dura sobre esta
tierra mi estancia.
Un hombre, una Luna.

Tú y yo,
la eterna ansia,
la eterna espera,
el eterno dilema
de amar o no amar y
de tener que hacer solo lo que
al mundo le parezca
porque eso es lo que hace
la gente “buena”

Una Luna, un hombre,
Un llanto, un poema;
una mirada discreta
de vez en cuando
para aliviar una pena;
Un adiós sin palabras,
un te amo,
un te extraño
que solo escucha el alma.

Una luna, un hombre,
un llovizno, una tormenta.
Una luna reinando en su cielo,
un hombre esclavo en su tierra.

Una Luna,
un hombre,
un pecado;
Pecado prohibido,
pecado no cometido;
pecado que salva, que no condena,
porque jamás se ha escuchado
que del fuego eterno sea presa
quien tan solo……
tan solo ha amado.


Noche sin Luna

Luna,
Me prometiste la noche
Para quedarte conmigo;
para mirarme en tus ojos
y besar tus besos;
para soñar despierto
Luna, me prometiste la noche
Y no me has cumplido.

Me juraste la noche Luna
y  tu esencia para
las rosas de mi jardín.
Tengo noche Luna,
tengo un parque y una banca,
tengo un farol,
mas aun no te tengo a ti.

Noche prometida
que aun me sigues negando:
para comprarte un helado,
para rozar tus manos,

Para escribirte caricias y versos
Sobre la seda de tus dedos.

Me prometiste la noche Luna
¿Lo recuerdas?
Creo que ya no. Lo has olvidado;
Porque llega el sereno
puntual a su cita con la rosa
y el grillo sin contratiempo
en el jardín ya toca sus notas;
Pero yo Luna
aun sigo esperando.
Me prometiste la noche Luna
y…..no has llegado.

Vestido de sombras naufraga
Mi corazón
En un mar de duda y desilusión;
Mas el alma lo apacienta y lo consuela:
Luna vendrá, ella cumplirá su promesa.
Y cuando creo que se acaban las zozobras
El pensamiento me traiciona:
¡Luna no vendrá!
¡Luna es una mentirosa!

Y de nuevo se desata la tormenta
en la noche que me prometiste Luna,
en la noche jurada en que tú no llegas.

-Luna amada, Luna adorada-
-¡Luna tramposa!-
-Luna niña, Luna mía-
-¡Luna vanidosa!-
-Luna de mi alma y de mi corazón-
-¡Luna maliciosa!
-¡Luna pequeña, Luna perversa!…
-¡Luna….Luna  de mi amor!

Me prometiste la noche Luna;
Pero… ¡Ay! ahora que recuerdo:
fue en uno de esos que llaman sueño.

¡Pronto, prontito
vete a soñar corazón,
para que se acaben tus líos!
Quizá esta vez
la dulce niña se case contigo!

¡Me prometiste la noche Luna
Y no me has cumplido!


Luna tiene fiesta

Luna tiene fiesta,
hoy tiene fiesta en su corazón.

Luna,
¿Quién tiene fiesta en tu corazón
que  traes la sonrisa a flor de labios
y esos ojos tuyos limpios y serenos
se han llenado de sol?

¿Para quién tiene fiesta tu corazón
que hoy vistiendo galas
y  frescura de rosa
te paseas por el  cielo,
radiante de luz y de plata
cual magnifica diosa?

Dime  ¿quien recibirá envuelto en papel  seda
toda esa ternura que empapan tus manos?
¿Quién beberá en su copa
todo el néctar de tu boca
y recibirá en tu piel de niña
el mejor de los regalos?
Alguien bailará al compás
de los latidos de tu corazón
y entre serpentines de “te quiero”
y confetis de “te amo”
acabará embriagado de tu amor.

Dime Luna,
¿Quién celebrará en tu casa, en tu mesa,
contigo a su lado?
¿Para quién hoy eres Luna nueva?
Luna llena, Luna plena
que a toda luz el cielo has tornado.

Luna tiene fiesta en su corazón,
dime Luna ¿para quien es?…. ¿A caso…..?

No…..no lo creo…
Sería soñar demasiado.

Luna tiene fiesta en su corazón
Pero bien lo sé….
No seré yo
ese bienaventurado.


Luna ofrenda

Piel al natural
piel de Luna.
Luna al natural que mi ser desnudo alumbra.
Fuimos  casualidad
y luego encuentro,
mirada, saludo al mismo tiempo,
amistad en flor nacido sin tachadura.

Piel sin vestidura,
Luna desnuda,
Luna vestida de mí, yo vestido de Luna.
Fuimos pensamiento de uno en el otro
antes que sueño soñado de dos
a media penumbra.
Luego fuimos “hola” esperado cada mañana
y  odiado “adiós”
que nos conducía por distintas rutas.

Piel desvestida,
Piel de Luna,
vestidos los dos con  traje de ternura.
Fuimos inocencia,
fuimos roce, luego angustia.
Fuimos Luna y yo una misma existencia,
una sola, la misma pregunta
Amor ¿Por qué hasta ahora te presentas?
¿Por qué nos había negado tu dulzura?

Y fuimos rabia y fuimos celos,
fuimos, ansia y también despecho;
Fuimos canto y también lamento.
Luna y yo, piel desnuda, alma vestida
de un solo sentimiento.

Nuestra vida ya es noche,
nuestra noche ya es corta.
doloroso será despedirnos
al llegar la aurora.

Piel al natural,
piel desnuda,
Luna vestida de mi, yo vestido de Luna,
Finalmente, inesperadamente,
fuimos primero un beso,
luego  caricia, luego fuego.
Fuimos uno en el otro ofrenda
y entonces….hasta entonces…. alma una.


Historia a la luz de la luna

La noche se acerca.
Correr a casa a todos se antoja
tras acabar jornada y  faena.
Desnudos del trabajo, ciento veinte canales
en veinte pulgadas de espacio
se arremolinan y  se atropellan.
Baño tibio que limpia de cansancio
después de una buena cena.

Todos, menos yo, quizás ya alcanzaron su meta,
parados aun sin  rumbo yo y  mi sombra
esperamos nada sobre la acera.
Traviesos besos, mariposas de la noche
libando mieles de boquitas quinceañeras
mi camino se atraviesa.
Ah juventud que vuela en alas de primavera,
estación que desde hace tiempo
llevo guardada en mi maleta.

No es reclamo, tampoco es queja
es solamente una línea de mi vida
que escribo sobre mi libreta,
quizá  alguien cuente, quizá alguien lea
a este garabato de poeta.

Amores en casa no tengo,
desde hace mucho tiempo en el corazón
les puse hogar ¿Para que pagar renta?
así que ¿Para que darle prisa a la espera.

La ciudad camina hacia casa
montada sobre cuatro ruedas.
rodar sobre tus huellas cuesta ahora
cuatro con cincuenta.
Calles casi vacías. Tan solo quedan
los amantes que escondidos en alguna esquina
se miman y se besan.

Que es locura, que es amargura y soledad,
quizá fracaso es mi vida algunos piensan.
mas he sido y seré como cualquier mortal
que ha pisado esta tierra:
sueños, anhelos y esperanza
no le han faltado a mi alma.
Hoy transito otoños, alguna vez transité primaveras.

Parezco solo. Mas es solo apariencia.
Somos dos. Miento somos uno.
Parece enredado pero no hace falta que me entiendan.
Hay Luna. Siempre hay luna
Yo lo se bien, yo la miro siempre,
yo la tengo de Enero a Diciembre
aunque no todos la vean

Luna llena.
Alzo la vista, allí esta, fiel y amada compañera:
Nadie sabe. Nadie tiene porque saberlo,
Quizá al mundo no le parezca.
Luna y yo uno del otro al mismo tiempo tan lejos,
al mismo tiempo tan cerca.
Cada uno recibió de la vida distinto camino
distinta encomienda,
mas un solo amor nos hizo buscarnos,
nos hizo encontrarnos,
un solo amor nos ha unido y  mantiene
de pie y con aliento nuestra existencia.

La noche se apiada de nosotros
y cobija nuestra tragedia.
La noche es nuestra amiga,
nuestra confidente,
es cómplice nuestra.

¿Mi nombre y el nombre suyo?
podemos ser cualquiera.
Luna ella, yo silueta.
El cielo conoce cada nombre
el cielo conoce cada destino,
el cielo dictará finalmente,
justamente
para nuestras almas amantes
su sentencia.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s